Consejos para la integración. “Hay que respetar para que nos respeten”

Share This:

Entrevista a Cristina, quien en su canal de Youtube “Reportera de Perú viviendo en Alemania” ha subido más de 500 videos y tiene ya más de 28.000 seguidores. En YouTube se dirige a inmigrantes y ofrece consejos para la vida cotidiana y tips de cómo comportarse en Alemania para una mejor integración.

¿Por qué es importante tomarse muy en serio el tema de la integración en un nuevo país?

Yo a veces tomo todo a la broma, porque la vida es corta y hay que divertirse. Si no tomamos las cosas un poco a la risa, nos volvemos locos. Pero esto de la integración en un nuevo país en el fondo es algo muy serio. Porque si observamos cuando vienen tantos inmigrantes, y llegan con sus costumbres diferentes, etc., y vemos cómo actúan de forma diferente, el resultado es que los van a tratar de forma diferente. Y esto hace que muchos se sientan discriminados. Debemos recordar que, en todo lo que hacemos en Alemania, cada uno de nosotros representamos el país del que venimos. Y todo lo que yo hago tiene repercusión en la imagen que tiene mi país en Alemania.

¿Cuáles son los principales errores que cometemos los latinos en nuestro proceso de integración en Alemania?

Las recomendaciones que yo hago en mi canal son muy diversas. Por ejemplo, recomiendo que no hablen mal de su país (que hay muchos robos, secuestros, mucha inseguridad), pensando que ese desprecio “facilita” la integración. Habla de lo positivo de tu país, baila ritmos latinos y muestra lo que sabes. Debes conocer mínimamente datos de tu país: Cuántos habitantes tiene, qué idiomas se hablan, etc. Los alemanes son curiosos. Conoce la historia de tu país para para poder contarlo o si te lo preguntan.

Pero también hay migrantes que se van al otro extremo y solo critican a Alemania.

Sí, sobre todo con comparaciones odiosas en las que exaltan su propio país, dejando mal a Alemania: que el arroz en mi país es más rico, que el clima es mejor, que el sol calienta más, etc. Eso cae muy mal. Tampoco quieras enseñarle a la gente de aquí lo que tienen que hacer o cómo vivir: qué comer, cómo criar a los hijos, etc. La frase “En mi país todo es mejor” está fuera de lugar. No seas “opinólogo”.

¿Qué otros problemas hay en la comunicación?

En Alemania la gente habla en voz baja. Habla con voz firme y clara, pero sin gritar. No hables tampoco demasiado. La conversación es un diálogo, no un monólogo. Evita la charlatanería: No prometas si sabes que no vas a cumplir: “Te hago una torta para tu cumpleaños” o “voy a llevar a la reunión una guitarra para tocar y cantar”, etc. Si prometes, cumple. Además, hay gente que confunde carácter fuerte con mal carácter, y levanta la voz e incluso insulta, pensando “yo soy así y así me tienes que aceptar.” No seas impaciente. Si estás en una oficina pública y estás apurado, no puedes levantar la voz ni meterte en la cola. Todo tiene su orden. Y ni se te ocurra hacerle un regalito al funcionario para conquistar sus favores: se considera soborno.

¿Qué otros aspectos le han llamado la atención?

En Alemania, hay que mirar a la gente a los ojos cuando alguien habla. En nuestros países nos distraemos con la televisión, con otras personas, etc. Y a la vez aquí no se considera correcto mirar directamente a extraños, por ejemplo, en un café o bar, para criticar. Te pueden acusar hasta de acoso. Tampoco intentes probar la comida de otro ni ofrezcas comida de tu plato. Salvo con tu pareja y solo con autorización previa. No se estila.

¿Qué recomendaciones especiales haces a las chicas o mujeres latinoamericanas?

Que no se tiñan el cabello rubio. De una latina en Alemania se espera que tenga cabello negro. Es justamente lo atractivo. Aquí las rubias abundan. El cabello, cuanto más natural, mejor. No es bueno usar tacos muy altos. Tal vez sí en ocasiones especiales, como recepciones o eventos o fiestas, pero tampoco tacos tipo aguja o plataformas altas. Es mejor solo tacos bajos, o tacos altos pero anchos y plataformas bajas. En cuanto a la ropa, en Alemania no se acostumbra mostrar las piernas con minifalda. Es mejor vestir una falda corta con medias largas o panties por debajo. Tampoco uses ropa super pegada al cuerpo, como esos pantalones ajustados que marcan todas las curvas ni tampoco vestidos ceñidos con escote insinuante. Mejor vestir ropa suelta y colores planos (blanco, negro, gris)

¿Y qué les recomienda a las chicas en su relación directa con hombres alemanes?

Ten cuidado con las risas y sonrisas. Los latinos nos reímos de todo, siempre sonreímos. Pero cuando las mujeres exageramos, el hombre alemán cree que les estamos coqueteando. Lo puede mal interpretar como insinuación de interés. El otro extremo también es malo, que es llorar y hacer telenovela por todo: ¡se me perdió tal cosa!, ¡extraño a mi mamá! Es llanto y tragedia por todo. Hay que quitarse ese chip de la cabeza. Y cuando uno ya está en una relación, es importante evitar los celos: si alguien está contigo es porque le gustas, porque te quiere. No niego que hay casos de infidelidad, pero son uno en un millón. El alemán dice las cosas de frente. Si no quiere más estar contigo, no va a jugar a dos bandas, te dice adiós directamente. No lo celes, no lo controles en sus actos, sus llamadas, sus mensajes.

Seguramente habrá también algunos aspectos que no le gustan tanto de Alemania.

Claro, porque todos en el mundo tenemos aspectos positivos y negativos. Lo primero que me desanima, es la oscuridad en invierno. El sol sale tarde y se pone temprano, y como el cielo está siempre nublado, la luz del sol apenas entra en las casas y la mayoría tiene las luces encendidas la mayor parte del tiempo. Y el clima en general es un problema, el frío y el viento, etc. Aquí hay que llevar siempre pañuelos, porque los ojos lagrimean, la nariz gotea, etc. Algo que me llama la atención es la gran cantidad de gente que vive en soledad; es difícil tratar con ellos, los veo egoístas, defienden su territorio. En nuestros países, lo normal es vivir siempre con miembros de la familia. En Alemania la mayor parte de la gente vive sola, y no tienen hijos o solo tienen un perro. Esa es la realidad. Y además los alemanes son muy renegones: reniegan y se quejan por todo. ¿Por qué? Porque son perfeccionistas, hablan solo una vez, no son repetitivos, y para ellos nunca nada está del todo bien. Otro consejo que doy es no tomarles fotos sin pedirles permiso ni hacer ruido, porque a los alemanes les encanta el silencio. No encontrarás muchos lugares con música ni personas hablando en voz alta, y si vas a hacer una fiesta tienes que pedir permiso a los vecinos y anunciar el día y el horario.

En resumen: ¿por qué la vale la pena vivir en Alemania, en vista de sus virtudes y defectos?

Porque camino por las calles tranquila, sin temores, sin ruidos molestos. A algunos les puede sonar aburrido, pero no confundamos la tranquilidad con la sensación de vivir en paz: poder viajar en un bus, tren, barco sabiendo que todos pagaron, aunque casi nunca se controla, que se respeta la vida, sin discriminación. Hay que respetar para que nos respeten.

Este texto fue traducido o revisado por / Text übersetzt oder lektoriert von Blasco Traducciones en Frankfurt (Westend) – http://www.blasco-traducciones.com

You may also like...

Deja un comentario