Consejos para la integración: “A la gente tóxica hay que ignorarla”

Share This:

Entrevista a la Cristina, quien en su canal de Youtube “Reportera de Perú viviendo en Alemania” ha subido más de 500 videos y tiene ya más de 28.000 seguidores. En YouTube se dirige a inmigrantes y ofrece consejos para la vida cotidiana y tips de cómo comportarse en Alemania para una mejor integración. Esta vez habla de su primer trabajo en Alemania y de sus consejos de comportamiento en el mundo laboral.

¿Qué requisitos formales hay que cumplir para poder trabajar en Alemania?

Para todos los empleos tienes que cumplir ciertos requisitos, aquí en Alemania como en todo el mundo. Pero si vienes a un país en el que no hablan tu idioma, debes traducir y legalizar toda tu documentación. Y aquí en Alemania te piden títulos. Yo me traje todos mis títulos y certificados y me los pidieron todo traducido. Además, te piden un certificado de salud, aunque para eso ni siquiera te hacen análisis. También te piden certificado de domicilio o empadronamiento: si tu vives en una habitación, tienes que pedirle al dueño que te extienda una constancia de que vives allí y con ese papel vas a una oficina municipal para que te den un certificado de empadronamiento (“Meldebestätigung”). Además, tienes que tener una cuenta en el banco porque el sueldo solo se transfiere a una cuenta y para poder tener una cuenta en el banco desde luego tienes que tener tu permiso de residencia y de trabajo, que te ponen en el pasaporte. Y si llegas por primera vez a Alemania vas a tener que pedir un número de identificación fiscal a la agencia tributaria (“Finanzamt”).

¿Cómo fue su primera experiencia de trabajo en Alemania?

Primero fui a varias entrevistas y en una me dijeron que me tenía que quedar 2 horas “a prueba”. Yo sabía que estaba a prueba, pero pronto me di cuenta de que estaba realmente en observación. Observan todo: cómo miras, cómo contestas, cómo reaccionas, etc. Te dicen, por ejemplo, que vas a manejar esta máquina, y allí sumas, restas, multiplicas, divides, etc. Ahí ven la velocidad con la que trabajas. En Alemania todo se hace rapidísimo, hay que hacer todo ahora mismo. Todo “!Zac-Zac!”, como dicen los alemanes. Son palabras que aprendes en la vida laboral, que no aprendes en la escuela. El trabajo es una especie de escuela de idiomas. Pero como digo, todo lo quieren rápido y perfecto. Al fin me tomaron.

¿Cómo fueron sus primeros días de trabajo?

Hablé con alguien, pero al principio no me di cuenta de que era la jefa. En nuestros países uno se imagina a un jefe como alguien sentado en un escritorio, lleno de papeles y computadoras, y a quien todos le tocan la puerta para hablar con él, etc. En Alemania no es así. Aquí son todos iguales. Aquí ves al jefe de un supermercado que repone productos en los estantes, que se sienta en la caja, que hace el mismo trabajo que los demás. En Alemania todos hacen todo. Es decir, que si trabajas en un supermercado, en un restaurante, en una farmacia, donde sea, tienes que saber hacer de todo. ¿Por qué? Porque si alguien falta o está de vacaciones tú lo puedes reemplazar.

Después me asignaron una compañera muy amable que me explicó todo lo que tenía que hacer, donde estaban las cosas, etc. Acá todos son muy amables, muy respetuosos en el trabajo, pero es importante saber que en Alemania te explican solo una vez lo que tienes que hacer. No te lo repiten. No hay excusas de que “me olvidé”, “perdón, no entendí”, etc. En el momento en que te están enseñando algo aprovecha para hacer todas las preguntas que tengas, porque después ya no las vas a poder hacer. Ya te lo han explicado y no te lo van a repetir. Y si es necesario, anota todo en un cuaderno, para no olvidarte. Yo veo que en los empleos en Alemania la rotación de personal es alta, muchos se van o los echan. Así que mucho cuidado, porque al primer desliz, a la primera infracción, al primer descuido, te echan. No hay perdón, no hay compasión.

¿Cómo aconseja usted comportarse a un extranjero en el lugar de trabajo?

Ellos se fijan mucho en tu iniciativa, pero no me refiero a la iniciativa propia sin consultar. No vale ser comedido por no incomodar: si no sabes algo tienes que preguntar. Si haces algo por iniciativa propia, vas a perder. Tampoco es bueno ser acomedido o servicial y ayudar al compañero sin preguntar. Cada uno hace su trabajo. Y si tú quieres ayudar a alguien, tienes que preguntarle antes. Si ayudas a alguien sin preguntar antes, se va a molestar. Y desde luego no cometas “pequeños delitos”, como por ejemplo comer algo del supermercado. Si yo trabajo en un supermercado, tengo que pagar por cada cosa que consumo. Y no seas vivo: no faltes al trabajo por enfermedad si no estas enfermo. Solo porque el médico te dio una o dos semanas de baja no te quedes en casa todo el tiempo si ya te sientes bien .…

¿Es cierto lo de la puntualidad alemana?

Aquí la puntualidad es extrema. No se aceptan excusas por llegar tarde porque aquí los transportes son puntuales. Y si uno trabaja en un lugar donde tienes que llevar uniforme, entonces debes estar 10-15 minutos antes para poder cambiarte antes de empezar. Solo entonces puedes marcar la tarjeta de horario. Si trabajas con tarjeta de horario te cuentas todos los minutos y hasta los segundos de trabajo, y te los pagan o te los descuentan. Tampoco salgas más tarde del trabajo del horario establecido porque te lo tienen que pagar. No seas vivo, no te pases del horario a propósito.

¿Cómo es la relación entre compañeros de trabajo?

Recuerda – y esto vale para para todo el mundo, pero en Alemania aún más – que en el trabajo no existen los amigos. El empleo no es un club donde estás conociendo nuevas amistades, donde puedes compartir fiestas, puedes compartir tus problemas, tus tristezas. ¿Por qué? Tal vez porque hay mucha competencia entre compañeros, algunos piensan que les vas a quitar el puesto de trabajo. Tampoco vayas a hablar con el jefe para contarle “irregularidades”: que un compañero robó algo, que otro pasa el tiempo mirando en Internet, que alguien siempre está con el WhatsApp. Haz como los monos: no ven, no escuchan y no hablan. Escucha lo menos posible y trabaja lo más posible.

La relación depende muchas veces de aspectos que parecen menos importantes, por ejemplo, de cómo hablas, de cómo actúas, incluso de la forma de caminar. Camina decidido, mira a los ojos, habla claro, muestra seguridad. No arrastres los pies al caminar: una persona que arrastra los pies al caminar transmite la idea de que sufre mucho, de que solo trabaja porque necesita el dinero, para sus hijos, para su familia. Son gente que solo habla de sus problemas, etc. No intentes dar lástima, no hables de cosas negativas. Los alemanes no sienten compasión en el mundo laboral, solo ven cómo trabajas. Además, en general a nadie le interesa aquí tus problemas privados. Solo haz tu trabajo y habla lo menos posible. No te metas con nadie, no denuncies a nadie. En general es bueno tener un perfil bajo; no ser sumiso, pero sí tener perfil bajo. Tener carácter, demostrar seguridad, pero tampoco un carácter fuerte, en el sentido de mal carácter.

¿Es entonces también malo ser amable y simpático?

Los latinos tenemos la costumbre de reír y sonreír mucho y continuamente. En Alemania, no sé si por una cuestión cultural o educativa, la gente casi no se ríe. Ahora bien, si nosotros como latinos reímos y sonreímos mucho, no podemos dejar de hacerlo porque vivimos en Alemania. Si eres una persona que ríe mucho, al menos puedes sonreír. No es lo mismo sonreír que reír. Una sonrisa siempre cae bien. Pero sonreír sin mostrar demasiado los dientes (risas).

¿Ha tenido malas experiencias con compañeros de trabajo?

Tuve una vez una compañera que hacía como que no me entendía, que me criticaba mi acento y además lo divulgaba. Creo que – en Alemania y en todo el mundo laboral – siempre vas a encontrar personas tóxicas, intrigantes, personas que te fastidian, que te acosan, que te denuncian, etc. Pues en estos casos yo las ignoro, no les hago caso. A la larga, ellos se van a cansar. Y si tú haces bien tu trabajo, vas a ver que ellos se van y tú te quedas. A la gente tóxica hay que ignorarla. No vale la pena enfrentarla, porque caes a su altura, bajas a su nivel, y al final todos pierden.

¿En qué medida es importante aprender alemán?

Si tienes un nivel de alemán nulo o muy bajo, solo puedes aspirar a trabajos de limpieza. Cuanto mejor es tu nivel de alemán, mejores son las oportunidades de empleo y los sueldos. Es importante hacer cursos y alcanzar un nivel mínimo para comunicarse, pero también se aprende trabajando. Y si tú estás en un entorno profesional específico, tiene que aprender los términos más comunes en ese entorno. Las palabras que vas a usar las vas aprender en tu entorno. Cuando empieces en un trabajo, aprende el vocabulario específico profesional y mejora un poco cada día.

Youtube-Kanal „Reportera de Perú viviendo en Alemania»

Este texto fue traducido o revisado por / Text übersetzt oder lektoriert von Blasco Traducciones en Frankfurt (Westend) – http://www.blasco-traducciones.com

You may also like...