7 puntos importantes que hay que considerar cuando se llega a trabajar y a vivir en Alemania

Share This:

1. Puntualidad en el campo profesional
La puntualidad es un punto de gran importancia en el trabajo, no sólo la puntualidad para llegar a una junta de trabajo o para participar en una conferencia telefónica, sino también en el aspecto de la formalidad, es decir, si es que se ofrece algo para ser entregado en un día específico, se lo tiene que cumplir. Si se ofrece llamar a una hora acordada, se lo tiene que hacer. Esto es una regla de comportamiento en general, el ser formal con el manejo de la hora y el cumplir la palabra ofrecida. Por otro lado, es importante como «latino» tener la seguridad en sí mismo para reclamar a un alemán cuando nos hace esperar más de 15 minutos o cuando no cumple su palabra. Si no se lo hace, el colega alemán pierde el respeto y la credibilidad en el colega latino y entiende que con el latino no es necesario ser formal porque éste nunca se queja y no hay ni confrontación ni consecuencias a la actitud del alemán. Por eso muchos alemanes catalogan al trabajador latino como informal y lo denigran.

2. Elaboración de tareas en el trabajo
Se debe realizar los trabajos a conciencia y bien terminados. Si es que no se tiene algo claro, es mejor preguntar antes de quedarse callado y entregar una información o un resultado mediocre. El latino tiene la idea de que en el trabajo es preferible preguntar lo menos posible si es que no sabe, dado que demostrar que no sabe es en Latinoamérica una señal negativa ante un colega o ante el jefe, así que por eso no preguntan o piden aclaraciones. En Alemania, es hasta bien visto el que se pregunte o se pida aclaración sobre un tema con el objeto de hacer un trabajo de calidad.

3. Relación con los colegas
No se debe usar el “tú” desde un inicio. La relación es mucho más formal entre colegas y se deben mantener en el “usted” a no ser que se nos ofrezca que podamos tutear. Los alemanes por lo general son más reservados. La vida privada de cada empleado no es tema central de conversación entre los colegas. Está mal visto que desde un principio estemos contando detalles sobre nuestra vida privada o peor aún que estemos preguntando detalles sobre la vida y familia de los colegas. Luego de haberles demostrado profesionalidad y confiabilidad y por ende habernos ganado su confianza, es más factible hablarles sobre las actividades del fin de semana, sobre nuestros hijos o la nueva casa. Además, siempre hay excepciones de la regla y frecuentemente uno encuentra alemanes que por ejemplo han viajado mucho y son súper abiertos – especialmente con latinos y españoles pues les gusta nuestra cultura – ¿Y qué alemán o alemana no ha conocido u oído hablar de Mallorca, Barcelona o no le agrada el ritmo y la música latina?

4. Contacto físico
El tocarse físicamente o darse un abrazo entre colegas es algo inusual. El saludo muchas veces es nada más verbal y no existe, como p.ej. en México, el ritual de dar la mano a todos los presentes en la oficina cuando se llega por las mañanas. Es un «buenos días» general. Se conserva mucho la distancia física entre colegas, no existe el golpecito en la espalda si quiero dar ánimo a alguien y menos existen las bromas en doble sentido en donde el tema sexo casi siempre está involucrado.

5. Ser directo e ir al grano en un tema
Al latino y algunas veces al español le cuesta mucho, en el momento de reclamar algo o de discutir un tema, el decir las cosas en forma clara y directa y atacar al responsable del error usando palabras exactas. Por mentalidad, el latino manda indirectas tratando de que el receptor capte su reclamo, pero sin quedar mal para no ofender. El alemán no conoce este sistema de mensajes indirectos y por tanto no entiende la comunicación así. Se deben reclamar las cosas en forma clara y muy directa. El alemán toma el reclamo como algo meramente profesional y no se resiente en lo personal por el reclamo. Dos colegas alemanes pueden discutir acaloradamente en una junta sobre un tema de trabajo e inculparse y atacarse, y cuando terminan la Junta pueden seguir llevándose bien en el ámbito personal sin resentimientos. Esto le cuesta mucho al latino y cuando un alemán le reclama algo del trabajo, el latino no se defiende tanto porque ni está acostumbrado a discutir así y se siente resentido en lo personal.

6. Vestimenta

Es importante mirar cómo van vestidos los colegas de trabajo para vestirse en forma similar y no llamar la atención por ser diferente entre los demás.

7. Dinero
No es normal que se hagan préstamos de dinero entre los colegas, ni que uno le invite o le pague un café a otro. Si te llegan a prestar dinero, un euro o hasta unos centavos, hay que pagar lo más pronto posible. El alemán cuida mucho el dinero, hasta el último centavo y asimismo espera que se le pague si prestó algo.

Autor: G. Alfonso Müller Albán nació de Guayaquil, Ecuador y se crio en una familia binacional. En 2004 fundó INBEL en Mainz, una empresa de
formación y consultoría para el desarrollo de negocios y la
competencia intercultural con enfoque en España, Brasil y América
Latina. Se interesa particularmente en promover el intercambio y la
cooperación entre Europa y América Latina.

Este texto fue traducido o revisado por / Text übersetzt oder lektoriert von Blasco Traducciones en Frankfurt (Westend) – http://www.blasco-traducciones.com

You may also like...

Deja un comentario